martes, 15 de septiembre de 2009

Las mañanas divinas...

Se levanta una mañana, un rato antes de que salga el sol. Y después de despabilarse y desayunar el primer sentido acompañado de un bostezo, decide salir al mundo.
Sabe de memoria el camino y no se por que, pero le encanta recorrerlo, es como si cada día encontrara algo nuevo, algo especial.
Baja de la bici como tantas veces para cruzar la estación de trenes a pié. Pero no es una vez mas de tantas, siente de repente una brisa suavecita soplándole en la nuca, casi casi como un escalofrío de esos que te dejan atónita. Miró hacia atrás como si fuera lo que le estaban pidiendo y cuando lo hizo… solo eso bastó.
Detrás de los silos el sol ha empezado a besar las nubes avisando su temprana presencia y todo se esta tiñendo de un rosanaranjado calido. El aire ya no es frío como hace semanas atrás, ahora es tibio y quiere entrar para despertar sus pulmones.
Y allí, viendo los primeros rayos asomarse contempla la maravilla de la creación en un solo instante.
- Si de verdad hay un Dios, estoy segura que se parece mucho a esto– Piensa.
Inspira profundo y no puede evitar cerrar los ojos. Una sensación de cura, de alegría, de calma, de paz recorre todo su cuerpo.
Y escucha como los obreros de la estación comienzan a silbar, entonces despierta, les sonríe y vuelve a subir a su bicicleta y a emprender camino.
Fue como si pasara un siglo, pero solo fueron 6 segundos. 6 mágicos segundos.
Siente unas ganas incomprensibles de sonreír, y lo hace. Le sonríe a las calles, aun desiertas a esas horas, le sonríe a los árboles que empiezan a desperezarse, le sonríe al cielo, al aire, a la mañana. Y al llegar a destino, le sonríe también a las personas que no comprenden su absurda felicidad.
Si la vida es como uno elige tomársela, por lo menos la mayoría de las veces, ella ha elegido ser feliz hoy. Mas allá de los problemas, de que el mundo se venga abajo y de cualquier cosa que pudiera pasar, hoy va a ser feliz.
Probablemente, si pudiera elegir cuando morir, lo haría hoy.
Con una sonrisa en la cara y en el alma, sin una explicación y cantando “Ob la di, ob la da”.
Pero es por esa razón que no va a morir hoy, porque hoy se siente viva. Hoy se ha dado cuenta de que esta viva y agradece a ese cielo, que ahora ya tiene un sol reinando, cada aliento que le brota en forma de suspiro...

9 comentarios:

  1. me gustan esas mañanas en las que solo quieres vivir mas, en las que te levantas y cantas lo mas fuerte que puedes!!
    un beso pequeña

    ResponderEliminar
  2. Hola mujer!!! Ya sabes, yo soy el pesimista... Me gusta mucho la entrada, sólo que me encantaría poder encontrar algo que me hiciera pensar que existe un DIos, cómo lo hace la persona de tu entrada... Por otro lado, desgraciadamente cuando la gente se siente más viva, es cuando más se acerca a la muerte, y por el contrario cuando alguien se siente muerto...

    Un besote!!! Cuídate Mucho!!! TQM!!! Saludos!!! Aprovechando que mi alma me permitió darme un paseo fuera de ella

    ResponderEliminar
  3. Le sonríe a las calles, aun desiertas a esas horas, le sonríe a los árboles que empiezan a desperezarse, le sonríe al cielo, al aire, a la mañana. Y al llegar a destino, le sonríe también a las personas que no comprenden su absurda felicidad.



    QUE LINDO PODER VIVIR LA VIDA ASI..
    NADA MAS LINDO QUE ESO..
    SDS,

    ResponderEliminar
  4. Es lindo sentirse vivos, así sea en sueño. Las mañana de verano bien temprano las adoro.

    Besote

    ResponderEliminar
  5. Holi... bonito blog, creo que sobre todo es muy bonito el título. Rosa y con un reloj que no está en hora, genial

    ResponderEliminar
  6. Ese envase no es nada inútil ya que contiene una escencia muy perfumada y delicada.
    Y con una sensibilidad especial.

    Lucía, sospecho que debes ser una persona muy fácil de querer. Tu desaparición desataría el llanto de muchos dioses, entre ellos poseidón, el de tus gotitas benditas de agua.

    beso contenedor.

    ResponderEliminar